Red Bull Stratos

Un salto con eco en todo el universo

Como ya sabréis, el pasado domingo Felix Baumgartner saltó desde una cápsula a más de 39 km sobre la superficie terrestre. Mucho se ha hablado sobre la complejidad de la maniobra, la preparación física que esta hazaña requería y la repercusión que tuvo en los medios. Apparatos es un blog dedicado a la tecnología y, como tal, no podía dejar pasar la oportunidad de hablar sobre este hito que, lógicamente, será recordado más por el acto de valentía del señor Baumgartner que por la complejidad técnica de la retransmisión del evento.

A estas alturas nadie dudaba del poder de Youtube, el portal de videos por excelencia. Por citar algunas de las cifras de este gigante, podemos fijarnos en el hecho de que a este servicio se suben 60 horas de video cada minuto o, lo que es lo mismo, una hora por segundo. En esta web se reproducen más de 4.000 millones de videos al día. El año pasado, en Youtube se reprodujeron casi 140 videos por habitante de la Tierra. Como decía, nadie dudaba del potencial de esta bestia, propiedad de Google desde el año 2006. A pesar de que estos números ya se conocían, tengo que decir que la retransmisión de Red Bull Stratos me sorprendió. Fueron algo más de 3 horas en las que tanto el video como el audio fluyeron sin problemas, con una calidad excelente que nada tiene que envidiar a las retransmisiones televisivas. El canal de Red Bull en Youtube fue visitado por la friolera de 8 millones de usuarios y la señal no se tambaleó lo más mínimo. Todo esto es posible gracias a las grandes granjas de servidores que trabajan sin descanso las 24 horas del día. Google ha lanzado hoy un sitio web que muestra parte de esas instalaciones en EEUU. En las imágenes podemos ver algunos de los pabellones que albergan el contenido del corazón de Internet.

Este tipo de logros son los que hacen que pensemos en ideas tan alucinantes como las del proyecto Mars One, que pretende retransmitir la llegada del hombre a Marte para el año 2023, como si de un reality show se tratase. Evidentemente, la complejidad de una misión de esas características sería mucho mayor que la del Stratos pero, viendo la velocidad a la que avanza la tecnología, todo parece factible. Se rumorea que la financiación de esta misión estaría en manos de los hombres más ricos del mundo, como el caso de Dietrich Mateschitz (dueño de Red Bull).

Y a ti, ¿qué te parece la proeza de Baumgartner? ¿Crees que se repetirá algo parecido en poco tiempo?